Historia

1899-1949

Nacimiento y confirmación de una realidad social

La Primera Exposición Internacional de Barcelona, en 1888, tuvo mucho que ver con el nacimiento de nuestro club. El auge industrial y comercial que generó el certamen atrajo a muchas familias extranjeras a instalarse en la ciudad, y de su mano llegó la afición a algunos deportes que ya gozaban de enorme prestigio en sus países de origen.

Así, en 1899, el mismo año que un suizo llamado Hans Gamper fundó el FC Barcelona, varias familias inglesas, los Witty, Parsons, Leask, Park, Shields o Bartows, fundaron en el mes de abril, bajo la presidencia del cónsul de Gran Bretaña, el Barcelona Lawn Tennis Club. 

La primera sede se situó en un solar de la calle Clarís, junto al Paseo de Gracia, y contó sólo con dos pistas. Conforme el interés de los barceloneses por el tenis fue creciendo, el popularmente conocido como “club de los ingleses” fue abriendo sus puertas a la ciudadanía local, pese a que en sus estatutos originales sólo permitía un 10% de socios “extranjeros”, refiriéndose con ese término, curiosamente, a los no ingleses.

En 1903 el Barcelona LTC organiza, junto a otras entidades deportivas nacidas en la ciudad a principios de siglo (entre ellas el Polo Club de Barcelona), el I Concurso Internacional de Lawn Tennis. En 1905 la sede del club se desplaza a la calle Alfons XII, esquina Laforja, y se pasa de las dos pistas de la calle Clarís a.tres. 

En 1909, el club se fusiona con el Catalunya Lawn Tennis Club, que había sido creado tres años antes por iniciativa de su primer presidente, Manuel Tey, con el ánimo de acoger el interés creciente de los barceloneses por el tenis.

Tal fue ese interés que los 20 socios iniciales del Catalunya LTC se convirtieron en 3 años en 70, lo que obligó a abandonar la sede original de Diagonal esquina Tuset por otra en la calle Muntaner, que contaba con un bello chalet de madera, tribuna y tres pistas.

Por entonces, el Barcelona LTC también buscaba ampliar sus espacios y, dado que compartía bastantes socios con el Catalunya LTC, la fusión se concretó con la única premisa de mantener el nombre de Barcelona, tanto por la mayor antigüedad del Barcelona LTC como por el prestigio internacional que podía otorgar a la ciudad. 

En 1912 el club alcanza la cifra de 200 socios y se ve obligado a trasladarse a la calle Ganduxer, adquiriendo unos terrenos de la familia Bertrand donde se instalan hasta siete pistas, todo un paso al frente. Durante los años 20, el club se consolida como una entidad referente a nivel internacional e inicia una amistosa relación con los principales clubes mundiales. En esa línea, el 6 de mayo de 1923 el club organiza con éxito los primeros Campeonatos Mundiales Indoor, que tienen lugar en el Palacio de la Industria de la Ciudadela. En 1932 Enrique Maier se convierte en el primer socio en ganar un torneo del Grand Slam, al vencer en la prueba de dobles mixtos de Wimbledon junto a la norteamericana Elizabeth Ryan. 

Los años 30 vivieron el esplendor de las verbenas de San Juan, que se convirtieron en punto de encuentro social imprescindible en la ciudad y contaron con el distinguido suministro del Hotel Ritz. El club siguió gozando de excelente salud durante los años 40 y celebró su cincuentenario, en 1949, con diversos actos entre los que destacó la exhibición de los tenistas profesionales de Jack Kramer.

1950-2017

Consolidación internacional de la mano del Trofeo Godó

Al arrancar la segunda mitad del siglo XX, el Club da por fin el paso que llevava más de una década planteándose. El constante crecimiento de la masa social obliga definitivamente a abandonar la sede de la calle Ganduxer para trasladarse a las actuales instalaciones de Pedralbes, que en un principio contaban con 9 pistas de tenis. En 1953, Carlos Godó, presidente en aquellos años del Club, anuncia la disputa del primer Trofeo Conde de Godó en las nuevas instalaciones de Pedralbes, que sin embargo no estarán condicionadas para el traslado social del Club hasta el año siguiente.

En otoño de 1954, el traslado en Pedralbes se cierra con una factura costosa: el número de socios pasa de 753 a 342. Y la Comisión Deportiva reacciona ante este duro revés potenciando aún más en el ámbito internacional la celebración del Trofeo Conde de Godó, que a medida que vaya adquiriendo prestigio internacional propiciará que el Club vaya asentándose en su nueva sede. En la década de los 60, al amparo de los éxitos y la magia de la Copa Davis, la pista central del RCTB-1899 empieza a gestar su leyenda de pista talismán y escenifica como ninguna otra el gran 'boom' del Tenis Español.

La creación de la primera escuela de tenis de nuestro país da sus frutos y, con la llegada de la etapa profesional, los jugadores del Club se convierten por primera vez en leyendas. La televisión entra en los hogares y juega entonces un papel capital en la proyección social del tenis. Manolo Santana, que arrancó su etapa de éxitos como Socio del RCTB-1899, Andrés Gimeno o Manolo Orantes son el primer eslabón de una cadena que conecta los años 60 con la actualidad. En medio, suenan nombres capitales como José Higueras, la prolífica saga de los Sánchez Vicario con Arantxa a la cabeza juto a su compañera de generación Conchita Martínez, Sergi Bruguera, Carlos Costa, Alex Corretja, Carlos Moyá, Juan Carlos Ferrero, Albert Costa, Félix Mantilla y , por supuesto, Rafa Nadal. Los numerosos éxitos de todos ellos en torneos del Grand Slam, Copa Davis o Fed Cup convierten a España, y más concretamente a nuestro Club, cuna de muchos de nuestros campeones, en referente ineludible del tenis mundial.

En 1999, el RCTB-1899 celebra con éxito su Centenario y recibe el reconocimiento de personalidades como Su Majestad el Rey Juan Carlos I o el Presidente de la Generalitat, Sr. Jordi Pujol.

Los años transcurridos desde la celebración del Centenario hasta nuestros días han confirmado aún más el dominio del Tenis Español, y por extensión del RCTB-1899, en el panorama internacional.

En este dominio sobresale la figura de Rafa Nadal, que acumula nada menos que 14 torneos del Grand Slam (9 Roland Garros, 2 Wimbledon, 2 Open USA y 1 Abierto de Australia), 8 Trofeos Godó (consecutivos desde 2005 a 2009 y desde 2011 a 2013), tres Copa Davis (Sevilla 2004 ante USA, Barcelona 2009 ante República Checa y Sevilla 2011 ante Argentina) y una medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008.

En 2007, el Club estrenó sus nuevas pistas 6 y 7, fruto del derrumbe de las gradas de la mítica pista talismán. El RCTB-1899 ganó de esta manera una pista para los socios y se aseguró una pista central de mayor aforo, sólo con gradas portátiles, durante la celebración del Trofeo Conde de Godó. A finales de 2009, además, estrenó el "Sports Center", un edificio con preciosas vistas al entorno del club que además acoge las oficinas y dependencias de Fisioterapia.

Continuando con la línea de optimizar las instalaciones del Club, en febrero de 2014 se estrenó el nuevo sótano de la Casa Club. Así, se crearon nuevas dependencias básicas para el buen funcionamiento interno de la entidad, tales como unos vestuarios y un comedor para el personal del Club, una sala de juegos infantil y unos aseos. Y apenas un año después, en marzo de 2015, los socios disfrutaron del estreno oficial del nuevo polideportivo cubierto. El espacio interno ganado debajo de la pista 19 aportó, además de la pista principal, que tanto sirve de pista de tenis como de fútbol sala, tres pistas de mini-tenis, una sala de almacenamiento, unos vestuarios con duchas , una sala infantil y unos aseos adaptados para personas con problemas de movilidad. Además, la obra supuso el estreno de la nueva pista 19 de superficie rápida 'Green Set', y la recuperación de las pistas 17 y 18, de tierra batida. 

A finales de enero del año 2016 el Club hizo otro paso adelante en la mejora de sus espacios y servicios. En una gran fiesta, la entidad inauguró la nueva zona de pádel dando respuesta, de esta forma, a la demanda de un buen número de socios que querían practicar este deporte.

Ese día, el 23 de enero, los socios vieron como las dos pistas que había hasta entonces, se transformaron en cinco pistas (tres al aire libre y dos indoor). Unas instalaciones que trabajan a un gran ritmo durante todo el año y que han cumplido con el objetivo multiplicando de una forma notable la presencia de socios en las pistas, aumentando el número de alumnos en la escuela y haciendo realidad la celebración periódica y regular de diversas actividades y torneos.

Asimismo, en el verano de 2017, el Club, con su voluntad de mejorar y crecer, llevó a cabo en el Sports Center una serie de reformas para ampliar las salas de actividades dirigidas, las oficinas, el punto de atención al socio y los despachos y salas de reuniones de las principales áreas del Club.